Tarima flotante ac5

¿Tarima flotante AC4 o tarima flotante AC5?

Muchos clientes, preocupados por la durabilidad de su futuro suelo, se preguntan si deben escoger una tarima flotante AC5, o si con una AC4 ya es suficiente. Hoy os contamos las diferencias entre unas y otras.

Tarima flotante AC5 de pergo

Fuente: Pergo

La clasificación AC, Clases de Abrasión, hace referencia a la capacidad de desgaste del suelo (arrastre de muebles, pisadas…etc). Por tanto, a la hora de determinar qué tipo de tarima nos conviene debemos preguntarnos acerca del uso que vamos a hacer del suelo, y la dureza que necesitamos.

Para determinar cuál es la clasificación AC correspondiente a un suelo determinado, se realiza una prueba de desgaste utulizando una lija que va frotando el suelo una y otra vez hasta que desaparece el dibujo de la parte superior. Un suelo AC4 debe resistir al menos 4.000 vueltas de la lija, mientras que una tarima flotante AC5 resistirá no menos de 6.000 vueltas.

Por otro lado, la clasificación AC no debe confundirse con la clasificación IC, clases de impacto, relativa a la resistencia al impacto. En este caso estamos hablando explícitamente ya no de desgaste, sino de la resistencia frente a los golpes.

Si quieres ver todas las tarimas flotantes de la tienda pulsa aqui

Tarima flotante ac5 en tono color gris

Fuente: Pergo

Para determinar cual es la resistencia del suelo según la clasificación IC se utiliza una bola de gran diámetro que se deja caer desde una altura predeterminada, así como una bola de pequeño diámetro disparada con un percutor. Según cuando se empiece a romper el suelo, este se situará en un punto u otro de una clasificación que va desde IC1 hasta IC3.

En el caso de la tarima flotante AC4, esta se corresponderá con un suelo IC2, mientras que la tarima flotante AC5 estará situada en la parte superior de la clasificación, asignándole un IC3.

Tarima flotante ac5 de pergo

Fuente: Pergo

¿Que resistencia debo elegir, tarima flotante ac5 o ac4?

Sintetizando lo anterior, y en lo referente a las clases de uso podemos establecer que:

  • Una tarima flotante AC4 será apta para cualquier uso doméstico, aunque se trate de un uso muy intenso. De cara al uso residencial, siempre dará un resultado excelente. Por lo que respecta al uso comercial, será apta para un uso comercial moderado o general, como por ejemplo en el caso de una oficina o una sala de espera con un tránsito bajo o medio de personas.
  • Una tarima flotante AC5 es adecuada, además de para cualquier uso doméstico, para un uso comercial intensivo como, por ejemplo, un restaurante o una tienda con gran afluencia de público.

Por tanto, tomando en cuenta los criterios anteriores (resistencia al desgaste, a los impactos y al tipo de uso), podremos determinar fácilmente qué tipo de tarima es más adecuada para nuestras necesidades.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

Dejar un comentario

*