916 429 677

Entrega gratis

Por compras superiores a 150€

Comentarios

120 comentarios de usuarios
4.83 sobre 5

Muestras gratis

Pruébalo antes de comprar

Servicios instalación

Instaladores expertos

Puertas blancas con tarima de roble, una combinacion única

Si tu vivienda tiene las puertas blancas, y estás pensando en instalar una tarima de roble, a continuación te presentamos varias propuestas para ayudarte a elegir el suelo perfecto para tí.

Puerta blanca madera roble

Fuente: Marchitecturegroup

Las puertas blancas son tendencia. Además de iluminar la estancia, le dan un aire elegante y moderno a tu vivienda. Y otra ventaja evidente del color blanco es que no te condiciona, puesto que pega con todo.

Por otro lado, la tarima de roble es una apuesta segura. No sólo por la calidad y dureza propia del material, sino también por la gran cantidad de tonos existentes, desde los tonos blancos y grisáceos, hasta los tonos oscuros e incluso negros.

Puerta blanca en un hall

Fuente: Lacasaenblanco

En principio, lo ideal es que tanto el zócalo o rodapié como la moldura de la puerta tengan el mismo color, es decir, en blanco. Así evitarás que el punto de unión entre ambos tenga dos colores y se creará una ilusión óptica de continuidad.

Sin embargo, si tienes la pared pintada también de color blanco, es posible que esta ilusión óptica se vuelva en tu contra y que acabes configurando una habitación excesivamente fría. Aquí te aconsejamos jugar con los contrastes.

Puerta blanca estilo vintage

Fuente: Meister

Por ejemplo, si la habitación tiene muy poca iluminación, puedes elegir una tarima de color roble claro que, junto con las puertas blancas y una pared también blanca, te ayudarán a iluminar la habitación. En este caso, debes escoger muebles y alfombras de colores muy vivos, como un verde o un morado, para dar calidez a la habitación.

Por el contrario, si la habitación tiene mucha iluminación, puedes usar tonos de roble oscuro para el suelo, o incluso directamente negro, e ir combinando tonos claros y oscuros en el mobiliario.

Puerta blanca con tarima rustica

Fuente: Pergo

Los tonos oscuros le darán un toque muy elegante a tu vivienda, toda vez que hará que las puertas blancas destaquen.

Si en cambio tu caso es el contrario, y tienes la pared pintada de un color muy vivo (como por ejemplo un rojo), te aconsejamos escoger una tarima de roble claro o incluso blanco a juego con las puertas.

Puertas blancas con tarima de estilo nordico

Fuente: Meinspiraunasilla

Si tus gustos son más bien clásicos, puedes escoger una tarima de tono amarillo o marrón claro muy natural con un rodapié blanco.

Sin embargo, tener un rodapie blanco también tiene sus desventajas, como que se va a notar más la suciedad o los desperfectos debidos a golpes de fregona y similares. Así que otra posibilidad, si tienes la pared de otro color que no sea blanco, es pintar el zócalo o rodapié del mismo color que la pared.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

TwitterFacebookPinterestEmail

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  1. Si el suelo es color chocolate y las puertas blancas, el rodapié o zócalo seria blanco o del color del suelo?
    La pintura será beig, o colores claros

    • David Negueruela dice:

      Hola Rosa

      Depende mucho de la decoración que estes buscando, en general yo diría que queda mejor el zocalo blanco. En nuestra exposición tenemos varios ambientes con rodapiés a juego con las puertas y otros con el suelo, si te apetece pasa a visitarnos.