916 429 677

Entrega gratis

Por compras superiores a 150€

Comentarios

120 comentarios de usuarios
4.83 sobre 5

Muestras gratis

Pruébalo antes de comprar

Servicios instalación

Instaladores expertos

Suelo de madera sin ralladuras; ¿Cómo conseguirlo?

Conseguir mantener un suelo de madera sin ralladuras es una tarea más que necesaria si queremos conseguir que nuestro nuevo pavimento luzca bonito el mayor tiempo posible.

Suelo de madera sin ralladuras, ¿Es posible?

Mantener un suelo de madera sin ralladuras a lo largo del tiempo es prácticamente imposible, puesto que la madera es, por definición, un pavimento tan elegante y confortable, como delicado.

Sin embargo, lo que sí es posible es tomar una serie de precauciones que, junto con un mantenimiento adecuado, hagan que nuestro suelo de madera se conserve en el mejor estado posible, minimizando la aparición de golpes y rozaduras.

Suelo de madera barnizado

Fuente: graindesigners

Igualmente, es imprescindible pasar por el proceso de lijado periódico del pavimento, un proceso tan molesto como imprescindible si queremos que nuestro suelo dure varias décadas en buen estado.

Ciertamente, un suelo de madera bien cuidado nos puede durar fácilmente más de 30 años, de ahí que la calidad del material pierda relevancia si no recibe un mantenimiento adecuado.

Suelo de madera sin ralladuras; Recomendaciones

Uno de los principales enemigos del suelo de madera sin ralladuras es la gravilla que se acumula en la suela de nuestros zapatos. Por ello, es importante poner alfombrillas en todas las entradas de la casa y limpiar las suelas con vigor cada vez que entremos.

Si vivimos cerca de la playa, es importante que limpiemos bien el interior de los zapatos antes de entrar, para evitar que el suelo se llene de arena.

Otra recomendación importante es evitar el uso de tacones en el interior de la casa, ya que este tipo de zapatos, si tienen una tapa dañada o directamente ausente, pueden provocar golpes únicamente susceptibles de ser reparados mediante un lijado.

Suelo de bambú barnizado

Fuente: batumi-remont

Asimismo, el arrastre de muebles es también un riesgo importante que se puede minimizar usando protectores de suelo.

También es importante evitar el uso de escobas y cepillos para limpiar el suelo; es mucho mejor usar una aspiradora y después una mopa para que el suelo quede bien brillante.

Suelo de madera sin ralladuras: El tipo de barniz

A la hora de elegir el acabado del suelo, debemos tener en cuenta que el tipo de barniz  también influye en la posibilidad de lucir el máximo tiempo posible un suelo de madera sin ralladuras.

Si queremos un barniz lo más resistente posible, escogeremos uno de poliuretano. Los barnices al agua son también bastante resistentes, aunque menos que el anterior.

Así, los suelos barnizados son mucho más resistentes que los suelos aceitados, aunque en caso de producirse un arañazo sí es cierto que se notará más, y será más difícil de reparar que en un suelo aceitado.

Barnizado de madera jatoba

Fuente: is-arquitectura

En el caso de los suelos aceitados, son menos resistentes pero tienen un aspecto más natural, y podemos hacer nosotros mismos pequeñas reparaciones usando aceite.

Una opción muy interesante es el barniz ultramate, elección que auna la belleza natural de los suelos aceitados con el plus de resistencia de los suelos barnizados.

Suelo de madera sin ralladuras: El lijado

El lijado o acuchillado del pavimento es un proceso que debemos pasar cada diez años o quince, dependiendo del estado del pavimento, con el fin de mantener el suelo de madera sin ralladuras y con el barniz brillante como el primer día.

Se podrán ljar tanto las tarimas macizas, como los parquets tradicionales o las tarimas multicapa.

El proceso en sí es bastante sencillo de entender; primero se pasa una máquina lijadora que levantará la primera capa del suelo, y después se recubre el suelo con barniz.

Por lo que respecta al número de lijados que se pueden realizar a lo largo de la vida útil del pavimento, dependerá del grosor del mismo. Lo que sí debemos tener en cuenta es que, con cada proceso de acuchillado, perderemos unos 2 mm de grosor del suelo.

Ideas originales para la madera

Fuente: designbykaleah

El problema del acuchillado periódico, y posterior barnizado, es que se trata de un proceso un poco gravoso y molesto, ya que hay que retirar todos los muebles, se generan ruidos y bastante polvo, y después hay que esperar a que el barniz del pavimento se seque del todo para poder pisar el suelo. Lo ideal es aprovechar para hacerlo durante algún periodo en el que vayamos a estar fuera de casa, por ejemplo, en vacaciones.

Además, tampoco es un proceso excesivamente barato. Por contra, después del lijado tendremos un suelo de madera sin ralladuras con un aspecto prácticamente nuevo.

El proceso de lijado lo debe llevar a cabo un profesional con experiencia, puesto que es un trabajo delicado que si no se hace bien puede dar lugar a defectos o imperfecciones.

Como podemos ver, mantener un suelo de madera sin ralladuras el máximo tiempo posible exige algo de trabajo en cuanto a las precauciones y cuidados periódicos que debe recibir el pavimento.

Madera negra en espiga

Fuente: wideplankflooring

Si no nos consideramos capaces de llevar a cabo un mantenimiento efectivo del suelo, siempre será mejor optar por una tarima flotante sintética que, aunque nos durará menos años, será más económica, más sencilla de mantener y mucho menos sufrida.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

TwitterFacebookPinterestEmail

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *