916 429 677

Entrega gratis

Por compras superiores a 150€

Comentarios

120 comentarios de usuarios
4.83 sobre 5

Muestras gratis

Pruébalo antes de comprar

Servicios instalación

Instaladores expertos

Un dormitorio oriental de ensueño

Hoy en día es cada vez más habitual encontrar en las revistas de decoración y en catálogos de diseño de interiores diferentes características propias del ambiente minimalista asiático que ayudan a crear un dormitorio oriental de ensueño, elegante y que no pasa de moda. La sencillez y la finura asiática están conquistando poco a poco todos los ámbitos del arte, gastronomía, cultura, ocio e incluso decoración, por lo que no es de extrañar que cada vez sean más los campos donde encontramos la influencia refinada de esta cultura milenaria que ha venido para quedarse.

Dormitorio oriental: muebles

Empezamos con la parte más visible del estilo asiático en cualquier estancia: los muebles. Cuando nos imaginamos un dormitorio oriental, seguramente nos venga a la cabeza la imagen de una cama de tatami, una mesa baja y un armario o una de esas cómodas de colores intensos con mucha decoración. Es verdad que estos son algunos de los muebles más emblemáticos en las casas orientales, pero no tienen por qué ser los únicos. De esta forma, podremos dormir sobre un cómodo colchón encima de una cama baja con madera que sobresale a los lados del somier y un cabecero sobrio o un armario empotrado con puertas correderas con paneles blancos que contrastan con la madera.

Un gran objeto que ayuda a la decoración y a jugar con los espacios son los biombos. Tallados o de líneas sencillas, este elemento puede utilizarse en la habitación como tal o inspirarse a la hora de elegir un bonito cabecero.

Si queremos seguir el estilo minimalista asiático en el dormitorio, lo más importante es decantarse siempre por materiales y colores naturales, como la madera sin pintar, los blancos, grises, marrones y negros. Para darle un toque un poco más glamuroso, los tonos dorados y plateados encajan perfectamente en este estilo. Los muebles deben ser sencillos y discretos, como unas mesitas bajas o unos pufs o cojines en vez de una silla alta.

Suelos para un dormitorio oriental

Otro de los aspectos fundamentales que conviene tener en cuenta a la hora de crear un bonito dormitorio oriental es el revestimiento de los suelos. Siguiendo los consejos mencionados anteriormente, en este caso conviene decantarse por un suelo de madera natural o con aspecto natural. Los grandes clásicos de la gama Castello de Quick Step son una opción perfecta, pues combinan la durabilidad de la madera con la elegancia de su acabado que nunca pasa de moda en unos modelos de diferentes tonalidades para jugar con el estilo de cada estancia.

Si no queréis utilizar madera maciza, por el alto coste y por el mantenimiento que conlleva, podéis optar por un suelo de tarima flotante que imite el acabado de la madera natural. En este caso, podéis echarle un ojo a la colección Classic 1050 de la marca Parador que ofrece diferentes acabados de madera natural para un pavimento que no pasa de moda y que combina con todo tipo de estilos. ¡Estarás apostando por un valor seguro!

decoracion oriental

Fuente: ideasdiez.com

Por último, otra opción que puede combinar perfectamente con un dormitorio oriental es elegir un suelo tipo bambú, muy típico en las casas niponas tradicionales. Numerosas marcas fabrican hoy en día tabillas de este tipo de madera.

Otros elementos de decoración

Una vez que tenemos claro cuáles son las premisas a la hora de elegir los muebles y decantarse por un tipo de suelo para un ambiente asiático, es fundamental saber jugar con los detalles. En este caso, las opciones son infinitas.

Para decorar las paredes, podemos elegir láminas con letras japonesas o chinas, paisajes naturales o un precioso papel japonés de finos detalles. Este puede utilizarse para revestir el cabecero o algún cajón de un mueble, por ejemplo. Los vinilos en las paredes también suelen ser grandes aliados a la hora de crear un ambiente oriental, así detalles de bambú o de alguna casa nipona pueden darle un toque original al cuarto.

Si queremos crear ambientes más lujosos y con más glamour, podemos incluir algún toque budista, como una estatua de un buda o una representación de una bonita flor de loto.

Los abanicos, la cerámica y el mimbre también son elementos que combinan perfectamente en este tipo de dormitorios. De esta manera, un jarrón o una maceta de cerámica artesanal con alguna flor o planta natural, un bonito abanico o incluso una alfombra tipo mimbre o rafia pueden darle un aire natural y elegante, perfecto para nuestra habitación.

En cuanto a las lámparas, conviene ser cauteloso. Los farolillos de papel son perfectos para las estancias sobrias, en cambio, si elegimos un ambiente más sofisticado, podemos optar por una lámpara con mayor presencia en tonos dorados o plateados que combinen con otros elementos de la estancia. Para los que prefiráis algo más discreto, unos alógenos o unas lámparas disimuladas bajo un falso techo o detrás del cabecero de la cama son un valor seguro.

¿Te gusta este post? ¡Compártelo!

TwitterFacebookPinterestEmail

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *